English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Cuando el clima se siente en los huesos


Al mal tiempo, dolor de huesos: el impacto de la humedad en el cuerpo. El clima tiene efectos en el organismo.

La llegada de los días de humedad implica padecimientos para algunas personas.

Hay que tener en cuenta que los cuerpos de ciertos individuos funcionan como indicadores del estado del tiempo: nunca falta alguien que sufre “dolor de huesos” cuando se avecina la humedad.


"Si bien algunas personas pueden experimentar dolor óseo con los cambios climáticos, sobre todo aquellos que hayan sufrido una fractura previa, la mayoría de las veces el dolor no es a nivel del hueso sino que es a nivel de las articulaciones, lo que en medicina se denomina artralgia."

Javier Cavallasca, docente de la Facultad de Ciencias Médicas (FCM) de la UNL y reumatólogo del Hospital Iturraspe, dijo que aún no se conoce con exactitud el mecanismo que desencadena el problema, pero se cree que el frío ocasionaría mayor rigidez en las articulaciones, aumentando de esta manera el dolor a nivel articular.


“Por otra parte la humedad elevada, que está relacionada a una baja en la presión atmosférica, produciría un aumento de la presión intraarticular, ocasionando la estimulación de los receptores dolorosos e incrementado los síntomas”, contó.

¿Qué hacer?

En realidad el clima no se considera un desencadenante de estas patologías sino que los síntomas dolorosos se observan en pacientes con enfermedades preexistentes como la artritis reumatoidea o la artrosis.

En este sentido, agregó que se trata de una dolencia que puede aparecer en cualquier momento de la vida, aunque es más frecuente en las personas mayores.


“La duración de los dolores dependen de lo que dure el mal tiempo. Es importante que las personas con este problema eviten realizar actividad física intensa en los momentos de mayor dolor. Pueden tomar analgésicos, como el paracetamol, o antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno”, señaló.

Por último, Cavallasca afirmó que se debe consultar al médico cuando los síntomas se prolonguen, en caso de que se observen hinchazón o enrojecimiento de las articulaciones o si al dolor se asocian síntomas como fiebre o pérdida de peso. (TN)



  • ¿Cómo Afecta la Humedad a nuestra ESPALDA? (Fisiostar)


Una de las lesiones más comunes si hablamos de musculación es el dolor de espalda. Además de la falta de ejercicio, los dolores de espalda también se deben a la humedad. Y es que en invierno estamos más expuestos a las inclemencias del tiempo y sobre todo a niveles más elevados de humedad. Por este motivo, hoy vamos a centrarnos en este último punto para explicar cómo afecta la humedad a nuestra espalda.

¿Por qué causa dolor la humedad?

Lo cierto es que la humedad no solo afecta a la espalda, sino que también afecta a todas nuestras articulaciones. Esto se debe a que los días en los que el tanto por ciento de humedad aumenta, o se producen variaciones en la presión de la atmósfera, nuestro cuerpo lo nota y reacciona ante esos cambios.

Cuando está a punto de llover es común percibir ese olor a tierra mojada. Pues bien, en realidad ese olor a tierra mojada son iones, y esos iones son pequeñas partículas que hay en la atmósfera y frente a lo que nuestro cuerpo y sobre todo, nuestros músculos, reaccionan de esa manera: sintiendo dolor.

Y es que el clima y nuestro bienestar están más relacionado de lo que pensamos, de hecho, existe una disciplina que aborda estos temas y se llama biometeorología.


¿Cómo mitigar los dolores de espalda por humedad?

Como primer punto para evitar los dolores de espalda en general, es importante realizar ejercicio y estiramientos adecuados. El sedentarismo es una de las principales causas de los dolores musculares y haciendo ejercicio conseguiremos tener unos músculos fuertes y resistentes.

Ahora bien. Para el tema de la humedad debemos tener en cuenta otra serie de factores como por ejemplo,


  • evitar los cambios drásticos de temperatura, es decir si estamos en una casa, y fuera está lloviendo, debemos salir con la espalda protegida de la humedad de la calle.
  • Además, los alimentos juegan un papel importante, y es que el consumo de carne favorece este malestar que podemos sentir debido a un cambio climático brusco o a un aumento importante de la humedad. En su lugar, debemos potenciar el consumo de frutas y verduras y beber al menos dos litros de agua diarios. Los líquidos serán nuestros aliados.
  • Asimismo, debemos recordar que es conveniente visitar al fisioterapeuta de manera regular para no agravar las lesiones de espalda.



Para contactarnos
escobarlarevistadigital@gmail.com
LA REVISTA y la Comunidad
Publicar un comentario

Entradas populares