English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Nos compete a todos: humedad en las paredes y salud

El frío te puede pasar factura en la salud, pero, ¿las humedades que se forman en las paredes?. También

Lluvias continuas, frío, formaciones de escarcha y zonas costeras o cercanas a los caudales de los ríos son las condiciones perfectas para un organismo: el moho. Su mala presencia estética hace que queramos deshacernos de estos hongos con rapidez y facilidad. Pero no sabemos hasta que punto nos beneficia esa desaparición.


Por qué se producen humedades
El moho es un organismo que crece y se nutre del ambiente mojado, ya sea por estancamiento de agua o por una mala ventilación del lugar. Solo necesita que el ambiente cargado contenga un 60% de humedad en algunos casos. Si no se eliminan con frecuencia y a conciencia, tiende a aumentar de tamaño y crea otros inconvenientes al hogar: huele, mancha y destruye el mobiliario.

Una de esas cualidades es gracias a la cual conseguimos detectarlo, a veces a tiempo y otras necesitamos de una mano experta para deshacernos de las humedades formadas. Es importante retirar el moho de manera correcta, ya que no lo agradecerá solo la casa y el ambiente, sino también tu salud.

Además, a las humedades no les hace falta más que una zona con el nivel suficiente para reproducirse -puesto que estas se multiplican mediante esporas, su expansión será mayor- y una superficie adecuada para acomodarse en ella. Puesto que aguanta condiciones extremas, el moho puede encontrarse en maderas, comida, papel, paredes, tejidos...

Cuáles son las enfermedades típicas
Las enfermedades que mayor riesgo tienen de padecer las personas están relacionadas, principalmente, con problemas respiratorios, de huesos y dermis. Entre ellas, las más comunes son asma, bronquitis, reuma, osteoporosis, alergias varias y dermatitis.

Y no solo crea la enfermedad, sino que, aquellos que ya padezcan una o se encuentren bajos de defensas, las humedades solo harán que agravar el problema y empeorar nuestra salud. Las personas a las que afecta más pueden ser bebés, ancianos, personas con problemas respiratorios, asmáticos, gente que ha sido trasplantada o intervenida quirúrgicamente y está en periodo de recuperación, enfermos crónicos, quienes padecen un cáncer o están con un tratamiento fuerte, personas que padezcan dolores musculares o de huesos y las que tengas el sistema inmunológico o las defensas en niveles bajos.

Los problemas dermatológicos y respiratorios afectan mucho a los bebés, principalmente por su escaso desarrollo contra las enfermedades. Sí es cierto que tienden a tener unas defensas fuertes, ya que son organismos jóvenes, pero todavía están débiles para luchar contra este tipo de bacterias.

Tipos de humedades
De las humedades formadas por el moho, las más comunes son las siguientes:

-Aspergilosis: producida por el moho negro que se forma en la madera. Hay países donde es común construir con placas de madera, que se hinchan y absorben mayor humedad. Suele afectar al sistema central, a los pulmones, a los ojos y al endocardio, que es la membrana que cubre el corazón. Es una de las clases más peligrosas que hay.

-Alternaria: vive en zonas con una humedad alta. Suele aparecer en duchas, bajo los fregaderos, calderas... Vive tanto en el interior como en el exterior y su propagación es más rápida que otras clases.

-Cladosporium: es el causante de la mayor parte de problemas dermatológicos. Entra a través de conductos de ventilación húmedos, como ventanas continuamente empañadas o aires acondicionados con un mal filtro. Suele aparecer en maderas y tejidos mojados.

-Penicillium: aunque suene paradójico, este hongo es el más común en nuestra vida diaria, ya que es la sustancia principal de la que se compone la penicilina. Se encuentra con facilidad en tejidos podridos, así como colchones, sofás, alfombras, ropa... Afecta más a la función de los pulmones.


Soluciones
A corto plazo podemos decantarnos por la solución más rápida: limpiar las zonas afectadas por las humedades con agua caliente y lavandina. No evitará que vuelva a salir, pero sí ayudará a mejorar tanto la estética como el ambiente. También puedes abrir ventanas y puertas de manera diaria. Deja la casa abierta todo el tiempo que puedas, así evitarás que se forme y se reproduzca en tus paredes.


Para resolver el problema en un plazo medio, se puede hacer uso de deshumidificadores. Puedes colorar uno en cada estancia afectada, sobre todo si la frecuentan niños pequeños, ancianos o personas con problemas de salud.

Mientras que para encontrar una solución más eficaz a largo plazo, lo mejor que puedes hacer contra las humedades es consultar a un especialista. Ellos determinarán la gravedad de cada caso y te recomendarán una solución viable a tu problema.


Para contactarnos
escobarlarevistadigital@gmail.com
LA REVISTA y la Comunidad
Publicar un comentario

Entradas populares