English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Lo que contempla el "Pacto de San Antonio de Padua"

El pasado 18 de enero intendentes de distintos municipios de la provincia de Buenos Aires, firmaron en el convento de la Hermandad Franciscana en San Antonio de Padua, partido de Merlo, el llamado Pacto de San Antonio de Padua.

En los considerandos se afirma, entre otras cosas, que “es tiempo de iniciar la construcción de condiciones políticas alternativas, inspiradas en el liderazgo internacional del Papa Francisco” y que los intendentes Municipales que lo firman renuevan “el deber asumido ante el Santo Padre en el Vaticano el 22 de julio de 2015, ocasión en que se efectuó el encuentro de alcaldes sobre ‘Esclavitud moderna y cambio climático’”


Diez puntos

En línea con el pedido que Francisco hizo a los alcaldes de todo el mundo en el encuentro "Esclavitud moderna y cambio climático, el compromiso de las grandes ciudades", los firmantes del "Pacto de San Antonio de Padua" llamaron a trabajar en diez puntos:
1) combate del narcotráfico; 
2) prevención de la drogodependencia;
3) lucha contra el hambre; 
4) combate contra la violencia de género;
5) defensa de la familia y rechazo al aborto; 6) impulso de las energías renovables;
7) combate de la pobreza;
8) acceso universal a la salud, la educación y el agua potable; 
9) erradicación del abuso infantil y la trata de personas;
10) creación de observatorios para "tareas de cambios de paradigmas, de conductas individuales y colectivas" según lo propuesto para la encíclica Laudato si.**

**¿A qué se refiere este punto y qué relación guarda con el cuidado racional del medio ambiente?

El “cambio de paradigmas” al que refiere el Pacto debe interpretarse en el marco de la Laudato Si, para no confundirlo con otros cambios fomentados por distintos centros de poder, no precisamente espirituales.

Puede afirmarse que un cambio profundo, radical diríamos, de pautas de conductas vinculadas con el hoy todopoderosos consumismo individualista es lo que el Papa Francisco percibe como la forma más segura de lograr un cuidado racional y equilibrado de la naturaleza. Así, nos dice que “Entre los componentes sociales del cambio global se incluyen los efectos laborales de algunas innovaciones tecnológicas, la exclusión social, la inequidad en la disponibilidad y el consumo de energía y de otros servicios, la fragmentación social, el crecimiento de la violencia y el surgimiento de nuevas formas de agresividad social, el narcotráfico y el consumo creciente de drogas entre los más jóvenes. Son signos, entre otros, que muestran que el crecimiento de los últimos dos siglos no ha significado en todos sus aspectos un verdadero progreso integral y una mejora en la calidad de vida.” (Laudato Sí, punto 46).


El intendente Ariel Sujarchuk participó del “Pacto de San Antonio de Padua”, un documento de diez puntos en línea con el pedido que el Papa Francisco hizo a los alcaldes de todo el mundo en el encuentro “Esclavitud moderna y cambio climático, el compromiso de las grandes ciudades” organizado en julio de 2015.

Los firmantes del acuerdo sellado el lunes pasado en el municipio de Merlo se comprometieron a trabajar en el combate del narcotráfico; la prevención de las adicciones, lucha contra el hambre, combate contra la violencia de género, defensa de la familia y rechazo al aborto, impulso de las energías renovables; combate de la pobreza; acceso universal a la salud, la educación y el agua potable, erradicación del abuso infantil y la trata de personas, y la creación de observatorios para “tareas de cambios de paradigmas, de conductas individuales y colectivas”, según lo propuesta en la encíclica Laudato Si.

Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
LA REVISTA y la Comunidad
Publicar un comentario

Entradas populares