English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Fundación Temaikèn: los rescatados volvieron a la naturaleza

Junto a la Dirección de Fauna Silvestre de la Nación, liberaron cerca de 100 aves autóctonas rehabilitadas en el CRET en la Reserva Natural Urbana de Morón. También 61 tortugas y 5 lagartos overos colorados víctimas del tráfico ilegal cumplieron su ciclo de recuperación en Fundación Temaikèn y, junto a la Dirección de Fauna Nación, iniciaron su regreso a Santiago del Estero.

DE REGRESO AL CIELO

Liberaron junto a la Dirección de Fauna Silvestre de la Nación cerca de 100 aves autóctonas rehabilitadas en el CRET en la Reserva Natural Urbana de Morón

Cerca de 100 aves autóctonas son liberadas en la Reserva Natural Urbana de Morón gracias a las acciones de decomiso por Dirección de Fauna Silvestre de la Nación y al importante trabajo de Fundación Temaikèn en la rehabilitación de cada individuo en el CRET (Centro de Reproducción Y Rehabilitación de Especies Temaikèn), y que hoy tienen nueva oportunidad de vivir y volver al ambiente silvestre.


Entre las especies liberadas se encuentran: Jilguero dorado (Sicalis flaveola), Misto (Sicalis luteola), Cabecita negra (Carduelis magellanica), Corbatita común (Sporophila caerulescens), Cardenal copete rojo (Paroaria coronata), Zorzal colorado (Turdus rufiventris), Tordo renegrido (Molothrus bonariensis), Cardenilla (Paroaria capitata). Todas especies que sufren el tráfico ilegal de fauna silvestre, el mascotismo y el problema de reducción del hábitat.

“Estas aves llegaron hace un poco menos de un año y provienen de distintas ferias donde se las comercializa de manera irregular. En algunos casos, como sucede con el Cardenal amarillo (Gubernatrix cristata), una especie amenazada muy demandada como ave de jaula, se exporta ilegalmente a países que pagan más dinero, lo que motiva un negocio que pone en riesgo a toda una especie”, comenta Andrés Suares, representante del equipo CRET involucrado en las tareas de rehabilitación.

Luego de pasar por un período de cuarentena donde se evalúan que los animales no manifiesten patologías ó enfermedades y si las presenta, se lo trata. La liberación se realiza en una reserva natural. Ello permite asegurar que cada ave pueda aclimatarse o habituarse y regresar a su estado silvestre de la mejor manera.

“En esta oportunidad las especies liberadas no se encuentran amenazadas. Sin embargo es importante señalar que la tradición cultural de tener aves silvestres en jaulas, creyendo que son mascotas, y la reducción del hábitat natural por el avance de la frontera agrícola, la urbanización y la contaminación, han conducido a una notable declinación. No hace mucho era común ver a una Corbatita común en primavera o un Cardenal copete rojo. Hoy es una suerte poderlo encontrar sobre una rama”.

“Si bien el número que liberamos en esta oportunidad es bajo en relación a la cantidad de aves que se capturan de la vida silvestre, es muy importante señalar que la solución del tráfico ilegal y mascotismo está en nosotros. No comprar aves en ferias significa un primer paso para sumarnos a cambiar esta situación”, concluye Andrés.

REPTILES RECUPERADOS REGRESAN A LA NATURALEZA


61 tortugas y 5 lagartos overos colorados víctimas del tráfico ilegal cumplieron su ciclo de recuperación en Fundación Temaikèn y, junto a la Dirección de Fauna Nación, iniciaron su regreso a Santiago del Estero.


Sesenta y seis reptiles, provenientes de diversas incautaciones de fauna, cumplieron un lento pero exitoso proceso de rehabilitación para poder ser devueltas a la vida silvestre. Fundación Temaikèn llevo a cabo la recuperación, en la que un conjunto interdisciplinario de veterinarios, biólogos, nutricionistas y cuidadores trabajaron para mejorar la salud de los animales, y así gestionar su traslado junto a la Dirección de Fauna Nación para que vuelvan a su lugar de origen.

Este hecho representa un ejemplo más de la problemática que sufren muchos animales silvestres en nuestro país. Lamentablemente es un número muy pequeño de animales que sobreviven a las secuelas del cautiverio, y no resulta frecuente su liberación.

El proceso de recuperación se basa en una aclimatación de los animales y cuarentena. Durante esta etapa se atienden problemáticas de la especie en relación a una dieta adecuada y ambientación (temperatura y humedad), fundamental para reacondicionar un reptil. Durante esta etapa se realiza una desparasitación de los ejemplares, tanto contra parásitos externos como internos. Se realizan chequeos radiológicos y sanguíneos buscando tener una idea del estado clínico de los mismos. La cuarentena de reptiles dura entre 60 y 90 días donde se evalúan que los animales no manifiesten patologías ó enfermedades y si las presenta, se lo trata. Una vez pasada esta etapa se los acondiciona en recintos acordes a sus necesidades y se evalúa la posibilidad de liberarlos.

Gracias a muchas personas y organizaciones estos reptiles tienen un final feliz, pero la mayoría de sus congéneres no tienen la misma suerte. Los animales silvestres necesitan de todos para luchar contra el mascotismo y el tráfico ilegal. Sumate a la campaña #LosAnimalesSilvestresNosNecesitan

Para contactarnosescobarlarevistadigital@gmail.com
LA REVISTA y la Comunidad
Publicar un comentario

Entradas populares