English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Nos compete a todos: llegan las "Fiestas de los Excesos"

En muchas personas, la motivación para adelgazar se vuelve especialmente fuerte antes de Navidad o Año Nuevo, el verano, el nacimiento o casamiento de un hijo, la graduación, una nueva pareja, etc.- para estar mejor y ponerse algo especial en esos momentos alegres de la vida. // Fuente: http://www.alimentacion-sana.org/

Se aproximan las "fiestas de los excesos" y para muchos significa un gran problema para mantener la silueta o es detonante de un desorden emocional que los lleva a sentirse tristes, sin esperanzas, abatido y pesimista.

Convengamos, que nadie tiene sobrepeso únicamente por comer y tomar de más en las fiestas.

Se vislumbran dos grandes problemas:

1- Muchos comen en exceso. Consumen en dos noches lo mismo, en calorías, que en 5 días.
Se debe elegir los alimentos para moderarse y disfrutar de estos días sin culpas.

2- La época que abarca las fiestas para muchos también les ocasiona depresión por la sobrecarga de actividades o por extrañar a seres queridos difuntos o lejanos, el fin de año puede presentar el reto de encontrar maneras de evitar esa tristeza.

Los excesos no solamente engordan o deprimen

Las consultas por dolor abdominal son más frecuentes durante los días de fiesta. Además, los excesos en la comida y bebida, dormir poco y cambiar el ritmo habitual de vida son más riesgosos entre personas mayores de 60 años o con enfermedades como diabetes e hipertensión.

Ni hablar de los accidentes oculares, las quemaduras por pirotecnia y las intoxicaciones con alcohol, que en estos días superan ampliamente la media.

DEPRESIÓN - CONSEJOS

• Piense en el futuro y deje a un lado "lo que debió haber sido" así como "lo que pude haber hecho". Enfoque sus esfuerzos en las oportunidades que tiene al empezar un nuevo año.

• Nadie es perfecto. No deje que su felicidad se vea empañada por como deberían ser las cosas. Tenga expectativas realistas acerca de sí mismo y de los demás.

• No acceda a más de lo que realmente pueda hacer y no permita que los demás le impongan demasiadas exigencias.

• Organice un plan para la época. Planee sus actividades para las fiestas.

• Evite que las celebraciones de fin de año interfieran con su rutina.

• Continúe con su régimen de alimentación y de ejercicio. La actividad física mejora el estado de ánimo.

• Evite consumir bebidas alcohólicas en exceso, pues pueden aumentar los sentimientos depresivos.

• Elabore un presupuesto para sus gastos y apéguese a él. Así evitará razones para deprimirse en enero al llegar las facturas de las compras.

• Simplifique sus tareas. Compre comida en vez de cocinar en su casa. Deje que el personal de la tienda envuelva lo que compre para obsequiar. Decida cuáles actividades son más importantes y concéntrese en ellas. Pida ayuda a sus seres queridos para lograr que se lleven a cabo.

• Si no tiene seres queridos con quien compartir las fiestas, busque con quién pasarlas. Hay muchas actividades para conocer a personas afines en su comunidad.

• Si se empieza a sentir agobiado, descanse o permítase un rato para recobrar el buen ánimo y energía física. Recuerde que para poder dar a los demás, necesita primero ver por sus propias necesidades básicas.

• Pruebe hacer alguna actividad que no haya hecho antes, pues el cerebro responde a lo novedoso.

• Duerma lo suficiente; trate de mantener su horario acostumbrado de descanso lo más posible.

• Cultive el sentido de humor y las oportunidades para reír, ya sea con un libro, chistes o una película o comedia.

• Respire profundamente para relajarse y mejorar su reacción al estrés.

EXCESOS - CONSEJOS

Las fiestas pueden ser motivo de gratos momentos de afecto y también de enormes dificultades a la hora de conciliar tentadores platos con el objetivo de cuidar el peso.

• El estrés siempre es menor cuando se organiza todo anticipadamente.

• El supermercado y las casas de comida -aun los restaurantes o las casas de las suegras- pueden convertirse en buenos aliados si se elige con inteligencia el menú. Haga buenas elecciones para poder disfrutar de la mesa y pasar las fiestas sin sobresaltos.

• Muévase y beba mucho líquido, especialmente gaseosa dietética o bebidas con abundante hielo. Es importante no tomar alcohol sin comer, porque con el estómago vacío la bebida marea fácilmente y es capaz de diluir cualquier decisión racional. En estas ocasiones, bailar ayudará mucho. Conviene proponer el baile seleccionando de antemano música divertida para que todos se integren.

• Coma despacio, en bocados pequeños, ayuda a evitar una comilona.
Si la mesa es libre no pierda de vista el tamaño de las porciones: sírvase en un plato un poco de cada comida que le guste y siéntese a comerlo alejado de la mesa.

• Reúnase con seres queridos, realice un breve balance anual de logros y reencuéntrese con amigos.

Como organizarse para no excederse

• Haga listas. Regalos a comprar, tarjetas a escribir, a quienes saludar, etc.

• Escriba los probables menús de comidas para Navidad y para fin de año.

• Planifique cuándo comprar, qué semana, día, hora, etc.

• Cuando salga a comprar lleve una lista de lo que necesita para confeccionar su menú, así evitará comprar las "tentaciones".

• Prepare a los demás. Explique que se está cuidando y necesita ayuda.

Ojo con lo qué coma. "Recuerde que no será la última vez"

Cuidado: "La tristeza relacionada con las fiestas de fin de año puede convertirse en depresión. De persistir la tristeza, obtenga ayuda profesional si interfiere con su trabajo, estudios y relaciones profesionales".

Guia de menu equilibrado

Plato principal

"Venimos de tradiciones de comidas, preparadas en países con un clima frío. Todas las comidas son muy calóricas. Lechón, principalmente. Así como también las garrapiñadas, turrones, pan dulce y budín", se tiene que adaptar a las condiciones climáticas de la región. Convendría preparar comidas frescas, con abundantes ensaladas y verduras.
Por ejemplo, el vitel toné de peceto, que es la carne más magra que existe, sería una opción muy buena y acertada.

También pollos sin piel, si se elige el cerdo los cortes deben ser los más magros.
"El principal problema con el lechón es que elegir los cortes más magros a veces resulta muy oneroso y, además, al tener poca carne (una vez que se sacan los huesos y la grasa), los comensales suelen repetir la porción. Por eso, si no hay otra alternativa y sí o sí se servirá lechón, hay que complementarlo con otros platos. Una opción es el arroz con jurel, un pescado en lata que no sólo es muy económico, sino que además es rico".

La hora del postre


Una costumbre infaltable en el país luego del brindis es la mesa dulce que, coronada por el pan dulce, abunda en frutos secos de alto contenido calórico. Frente a esta situación, hay varias cosas por hacer: en primer lugar suprimir la variedad. No es necesario que haya una gran cantidad de turrones pues con uno sólo alcanza. En segundo término, se pueden elegir las frutas disecadas que contienen menos cantidad de grasa que los turrones y, por lo tanto, engordan menos. Aunque la mejor opción es la inclusión de frutas frescas preparadas a modo de ensaladas de fruta, las cuales pueden servirse con pequeñas porciones de helado, sin abusar.

El alcohol


La primera cuestión a tener en cuenta con respecto al consumo de bebidas alcohólicas es que éste nunca debe anteponerse a la llegada de la comida. Por eso, hasta el momento del primer plato, es recomendable poner en la mesa agua y bebidas light o saborizadas. "Si tomamos antes de comer, el alcohol sube mas rápido a la cabeza favoreciendo, entre otras cosas, la caída del freno mental que todos tenemos. Por eso, recién cuando nuestros invitados pongan mala cara será el momento de traer alguna bebida alcohólica a la mesa que podría ser cerveza. Contrariamente, tipo una de la mañana, es recomendable ir cortando la oferta".
En cuanto a las calorías, se calcula que una copa de vino tiene 150 mientras una de champagne contiene aproximadamente 130.



LA REVISTA y la Comunidad
Publicar un comentario

Entradas populares