English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Nos compete a todos: Prevenir la sordera tecnológica

El uso prolongado de reproductores de sonido como los MP3, MP4, Ipod, celulares entre otros, ha llevado a que cada día más jóvenes tengan que visitar al médico por problemas o molestias auditivas.

El uso prolongado de reproductores de sonido como los MP3, MP4, Ipod, celulares entre otros, ha llevado a que cada día más jóvenes tengan que visitar al médico por problemas o molestias auditivas.

A esta conclusión llegó la fonoaudióloga María Victoria Mogollón (Colombia), quien hace parte del grupo de médicos de la Fundación de Niños Sordos, ICAL, que decidieron hacer un llamado a los padres de familia para que cuiden los hábitos auditivos de sus hijos.

Según Mogollón, los menores que visitan su consultorio experimentan zumbidos agudos que tardan horas y hasta días en desaparecer. Aunque no parece un síntoma de alarma, con el tiempo los jóvenes desde los 25 o 30 años pueden ir perdiendo la audición hasta llegar a un punto sin retorno.


Y es que la sordera cuando se produce por exceso de ruido no tiene cura, afirma la experta, para quien “los jóvenes de hoy serán los sordos del mañana”, si no se actúa a tiempo para mejorar sus hábitos a la hora de utilizar reproductores o amplificadores de sonido.

Un problema serio para Mogollón es que algunos géneros musicales que escuchan los chicos tienen sonidos estridentes que lesionan la audición. “Lo que sucede es que las células del oído interno se van deteriorando por el ruido que producen estos amplificadores”, indicó.

No es recomendable que los padres regalen a sus hijos pequeños reproductores de música porque, además, del daño auditivo que les puede causar, ocasiona una ruptura en sus relaciones.

“Estos equipos aíslan al niño, dañan sus relaciones interpersonales porque ellos siguen conectados a los aparatos y no hablan con la mamá, con el papá, ni con sus vecinos y amigos”, aseguró la experta.
Tips para evitar la sordera

  • No excederse en el volumen de los reproductores de sonido y celulares.
  • No utilizar los equipos de manera permanente, máximo una hora alternando el oído, es decir, primero escuchar por el lado derecho y después por el izquierdo o viceversa.
  • Al limpiar los oídos realícelo sólo de forma externa. No introducir nada dentro del conducto auditivo, la cera del oído protege y lubrica.
  • Realizar por lo menos una vez al año control auditivo.
  • Si va a asistir a eventos o lugares donde existe ruido de alta intensidad, alejarse de los bafles o fuentes de ruido. También se pueden utilizar protectores auditivos que atenúen la intensidad del volumen.
  • Que el volumen de la música y del celular sea moderado, es decir, que no pueda ser escuchado por el vecino.


LA REVISTA y la Comunidad
Publicar un comentario

Entradas populares