English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Nos compete a todos:prevenir las enfermedades respiratorias en invieno

Aunque su comportamiento es impredecible, expertos adelantan medidas para prevenirlas. La mayoría de estos virus se pueden evitar con vacunas Sepa cuándo y quién debe inocularse. Fuente: http://www.latercera.com

Durante la época invernal se presentan frentes fríos y masas de aire que hacen que la temperatura descienda mucho, provocando frío y cuando esto sucede, todos estamos propensos a desarrollar de forma más fácil alguna enfermedad respiratoria.

Si bien estas enfermedades afectan a todos los grupos de edad de la población, los más vulnerables son los niños y las personas mayores y aunque las acciones de la Secretaría de Salud, se intensifican en esta temporada, para poder atender a las personas enfermas, lo más importante son las medidas preventivas que todos podemos realizar para evitarlas.

-->

Virus influenza

Los virus influenza son considerados otoñales e invernales. Pablo Vial, infectólogo del Vacunatorio de Clínica Alemana, explica que cuando ocurren situaciones como la alta circulación que tuvo el virus en EE. UU. este invierno (en el hemisferio norte), se dan tres fenómenos asociados: más casos, más hospitalizaciones y más mortalidad, lo que también podría ocurrir en Chile.

Según Katia Abarca, infectóloga de Red Salud UC, tras la inoculación el individuo adquiere inmunidad a los 10 o 14 días posteriores, por lo que lo que quienes se vacunen deben hacerlo entre marzo y abril.

Vacunación: Niños menores de 2 años y mayores de 65. También personal de salud. Vial sugiere que también se vacunen profesores y padres y hermanos de los lactantes de menos de seis meses que no se pueden vacunar. En casos de alta circulación de virus, Vial también recomienda que un mayor número de personas se vacune.



Bacteria neumococo

También es una bacteria que está presente durantetodo el año. Pero es en los meses fríos cuando más se registran casos, sobre todo en niños pequeños y adultos mayores. En años de alta circulación de virus influenza, también aumenta. Esta bacteria aprovecha la sensibilidad de una infección previa, como el virus influenza, y coloniza la faringe y desde ahí se pasa a la sangre causando neumonías y bronconeumonías.

Vacunación: A los 2, 4, 6 y 12 meses de edad. Fuera de ese grupo, la vacuna se recomienda para pacientes con enfermedades que debiliten su sistema inmune.

En niños fuera de ese rango se recomienda consultar con su pediatra. A los 65 años, los adultos mayores también tienen contemplada una dosis en forma gratuita.



Virus sincicial

Su circulación aumenta durante el invierno, afectando principalmente a los niños más pequeños. Es difícil definir su comportamiento. En 2012, por ejemplo, su brote fue paralelo al de la influenza, aunque en otras oportunidades se ha presentado después de la influenza. Incluso, puede partir su circulación primero.

Vacunación: No existe vacuna, pero científicos chilenos encabezados por el doctor Alexis Kalergis, del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia en la UC, ideó una que acaba de ser patentada en Estado Unidos, país donde también se fabrican las primeras dosis que serán utilizadas para el estudio clínico en humanos.



Meningococo W-135

El meningococo es una bacteria que puede provocar meningitis si se aloja en esa zona del cerebro. Existen varios serotipos de esta bacteria, pero desde hace dos años se han registrado casos de su variante más agresiva: la W-135. Según la infectóloga de Red Salud UC, Katia Abarca, es imposible adelantar su comportamiento para este año, por lo que hay que estar muy atentos. “Hasta el momento ha tenido una clara predisposición en la Región Metropolitana pero no sabemos si este año se extenderá al resto del país”, dice la especialista.

Aunque tiene presencia todo el año, el encierro y la cercanía con el resto de las personas hace que en invierno aumente el contagio.

Vacunación: El 1 de marzo se inició la segunda etapa de vacunación para los menores de dos años. Sólo ellos, que recibieron una primera dosis, requieren una segunda. Los mayores de dos años que fueron vacunados en 2012 con una dosis, no requieren una segunda. En el caso de los menores de cinco años que estén fuera de la vacunación iniciada por el Minsal, hay que consultar al pediatra si deben ser inoculados. El médico evaluará la conveniencia de hacerlo.

LA REVISTA y la Comunidad
Publicar un comentario

Entradas populares