English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Nos compete a todos: antibióticos mal usados...mal resultado.

¡El uso inapropiado de antibióticos puede enmascarar el diagnóstico!
Un estudio publicado en una prestigiosa revista médica norteamericana, indicó que la automedicación con antibióticos antes de acudir al médico, se asoció con un aumento significativo del riesgo de demorar e incluso enmascarar o equivocar el diagnóstico de las enfermedades infecciosas.
La resistencia a los antibióticos es un serio problema a nivel mundial y es particularmente alarmante en Taiwan, así como en otros países del Pacífico, donde los antibióticos son usados indiscriminadamente.
En nuestro país, a pesar de que no hay estudios que lo demuestren, también existe una alta frecuencia de automedicación, no sólo con antibióticos, sino con muchas otras clases de medicamentos, a lo que contribuye el hecho de que la mayor parte de productos farmacéuticos son de venta sin prescripción y cualquier persona puede comprar sin ningún control, antibióticos, antihipertensivos, antidiabéticos, etc., medicamentos que si son usados de manera incorrecta, pueden poner en peligro la vida del que lo utiliza.

Para determinar si el uso de antibióticos antes de acudir al departamento de emergencia se asoció con una admisión demorada o a diagnósticos enmascarados o equivocados, se realizó un estudio en el departamento de emergencia de un hospital general en Taiwan.

Se determinó la actividad antimicrobiana en orina (AAO) en todos los pacientes vistos en el departamento de emergencia durante un período de 3 meses. Un médico que no estaba al tanto de los resultados de los exámenes urinarios, revisó las historias clínicas de los pacientes que fueron admitidos al hospital, para determinar si la misma fue demorada por al menos 7 días o el diagnóstico fue enmascarado o erróneo.

De 1.182 pacientes vistos durante el período de estudio, 444 fueron admitidos al hospital. En 220 pacientes (49,5%), se detectó AAO. No hubo diferencias significativas en la AAO entre los pacientes con o sin enfermedades infecciosas (53,0% contra 46,3% respectivamente; P=0,41)

En los pacientes con enfermedades infecciosas, 34,8% de los que presentaron AAO tuvieron demora en la admisión, comparado con sólo 21,6% de los que no presentaron AAO (riesgo relativo [R.R.], 1,61; 95% IC: 1,03 a 2,52; P= 0,03).

En los pacientes sin infección, 36,2% de los que tenían AAO tuvieron demora en la admisión, comparado con 31,1% de los que no tenían AAO (R.R. 1,16; 95% IC: 0,81 a 1,68; P= 0,64).

En los pacientes con infección, 48,7% de los que presentaron AAO tuvieron diagnósticos enmascarados o equivocados, comparado con sólo 25,5% de los que no presentaron AAO (R.R. 1,91; 95% IC: 1,30 a 2,80; P< 0,001).

En los pacientes sin infección, 27,6% de los que tenían AAO tuvieron diagnósticos enmascarados o equivocados, comparado con 14,8% de los que no tenían AAO (R.R. 1,87; 95% IC: 1,11 a 3,17; P= 0,02).
Conclusión.
La automedicación con antibióticos antes de acudir al médico se asoció con un aumento significativo del riesgo de demorar e incluso enmascarar o equivocar el diagnóstico de una enfermedad infecciosa, así como de equivocar el diagnóstico de enfermedades no infecciosas.
Además, el uso indiscriminado de los antibióticos conlleva a varias situaciones contraproducentes adicionales, desde todo punto de vista, tanto para la persona que los utiliza, como para toda la humanidad, entre las que destacan:
Sensibilización diseminada de la población, con aparición de alergia, hipersensibilidad, fiebre y trastornos sanguíneos, entre los más destacados.
Cambios en la flora normal del cuerpo del usuario, con posibilidad de enfermedad resultante por "superinfección", debida a crecimiento excesivo de gérmenes resistentes al antibiótico utilizado. El antibiótico no sólo mata a los microbios malos, también mata a todos aquellos que forman parte de la flora normal que vive en nuestro cuerpo, permitiendo que proliferen todos aquellos que no son sensibles al mismo, tanto de tipo bacteriano e incluso hongos, con posibilidad de causar problemas severos.
Toxicidad directa del medicamento, particularmente con el uso prolongado o indiscriminado de algunos agentes: Merece destacar el daño renal y/o la pérdida de la audición producida por agentes del grupo de los aminoglucósidos, de amplio uso actualmente.
Desarrollo de resistencia al antibiótico en poblaciones microbianas, primordialmente a través de la eliminación de microorganismos sensibles en medios saturados de antibióticos como los hospitales y su substitución por gérmenes resistentes a los mismos.
Peór aún, en muchas oportunidades el paciente, a pesar de tener indicación para la utilización de antibióticos y de que casualmente el medicamento "de moda" o recomendado por la vecina, familiar, amigo o hasta por el muchacho que vende en la farmacia, pudiera ser la elección correcta, no se utiliza la dosis y/o esquema de administración apropiado.
No se automedique con antibióticos ni con ningún otro producto, ya que incluso puede poner en riesgo su vida!
Fuente: www.medicinapreventiva.com
Publicar un comentario

Entradas populares