English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Alicia Baigorria Una Ranquel en Escobar

Cuéntanos algo de tu vida
Nací en 1951 en La Paternal, barrio porteño de Buenos Aires.
Viví en Villa Ballester donde comencé la escuela primaria.
En 1959 vine a INGENIERO MASCHWITZ. Allí asistí a la escuela primaria n°13 y
en 1968 me gradué de Perito Mercantil en la 11° Promoción en el INSTITUTO GRAL BELGRANO de Escobar.



En 1978 me mudé a Escobar, hace ya 31 años.
Estoy casada con Mario Acosta. Tengo familiares en Escobar e Ing. Maschwitz.
Tuvimos dos hijos...Pablo Sebastián Acosta y Martín Ezequiel Acosta,
dos nietos nacidos en Veracruz (México) Fernanda Mariel Acosta Rodríguez y Gabriel Alejandro Acosta Rodríguez y cuatro nietos escobarenses....Brenda Azul, Malena Giuliana, Santiago Agustín y Joaquín Acosta Cepeda.

¿En qué ocupas tu tiempo?
Escribo y pinto, asisto a talleres y reuniones literarias, participo en antologías y muestras zonales.

¿Cómo llegaste a la información sobre tus ancestros?
Me enteré de mis orígenes ranqueles por medio de una tía política que me comentó que el gobernador de la Provincia de San Luis (Argentina), había restituido a los ranqueles 2.500 ha. de tierra con viviendas, hospital, escuela, luz, gas, cloacas, wi-fi y que la mayoría de mis familiares de Justo Daract (San Luis) se habían censado.
¿Qué sentiste al enterarte de tu ascendencia ranquel?
Al tomar conciencia de esta información verídica, sin duda de ningún tipo, sentí que muchas cosas internas que sentía ahora encontraban su cauce. Sabia por qué.

Sé que viviste una ceremonia de iniciación muy especial, que incluso tuvo divulgación nacional ¿Cuáles fueron tus sentimientos en ese en ese momento?
En la ceremonia que participé junto a mi hermana y demás presentes, la mayoría familiares directos, al principio pudo la curiosidad. Luego fui entendiendo lo que sucedía...no era una práctica religiosa, sino una cosmovisiòn, una forma de ver al mundo, a las fuerzas de la naturaleza y al hombre o a la humanidad misma. Si bien por mi formación cristiana doy adoración solo Al Creador de todas las cosas, no a las cosas creadas.

¿Cómo fue esa ceremonia?
La ceremonia fue sencilla, el Lonko preguntó si alguien deseaba ser aceptado como ranquel.
Expresé en voz alta mi deseo.
Instó a que los sentimientos mas profundos nacieran de ese deseo.
Tomándome de las dos manos, me dirigió palabras amables y me abrazó.
Luego, todos los presentes formando una ronda, me fueron besando de ambas mejillas y abrazando como bienvenida.
Todo en la noche oscura y fría, con el fuego en el medio. La leña es de caldén, el árbol de los ranqueles.





¿Cambió en algo tu vida?
Mi vida cambió....mi vida está cambiando al ver una guía, un rumbo, una señal a la cual seguir de ahora en más tanto al escribir, como al pintar, he encontrado mi propio y singular estilo.

Pueden conocer un poco más de esta historia ingresando al Blog de Alicia en
www.laeradelarte.blogspot.com
Publicar un comentario

Entradas populares